(Reseña) Aunque seamos malditas – Eugenia Rico

TAPA eugenia rico - aunque seamos malditas

Con la vida me pasa como con los libros. Me gustaría pasar las páginas y saber ya cómo acaba todo. Me gustaría saber el final de mi historia. Si vendrá el héroe. Si quemarán a la bruja. Pero la vida no es como los libros. En la vida, como en los libros, si pasas las páginas demasiado deprisa llegas al final antes de tiempo y en la vida, a diferencia de los libros, el final es la muerte y no se puede volver atrás para releer las páginas que uno ha leído demasiado deprisa. Querer conocer el futuro es querer anular el tiempo, es llegar a la muerte prematura con demasiadas páginas en blanco”.

Eugenia Rico. Aunque seamos malditas.

He leído varias críticas sobre este libro que a mi, personalmente, me ha encantado. Como siempre hay quien lo odia y quien lo ama. Yo no me atrevería a decir que me dejó sin habla como “El amor en los tiempos del cólera”, pero que me ha hecho pasar un hermoso momento y que atrapó mi atención en cada capítulo es una verdad que no puedo negar.

link youtube

Link al video de este Post: http://youtu.be/yF-xRwQ6JuY

Reseña

(…) aquí nos encontramos con la historia de dos mujeres, Milagros y Selene, conocedoras de la medicina de su época, hábiles, independientes, que son quemadas por la inquisición en el siglo XVII, y la de su descendiente contemporánea, Ainur, una historiadora que escribe sobre Selene y viaja a la aldea asturiana dónde se desarrolló su infancia huyendo de otra inquisición contemporánea, la de la prensa.

En la novela hay más personajes, Satán, el perro que aparece en un eclipse, el Farero, el Hombre Oscuro, Consuelo, la Aldea, el mar, el tiempo, la superstición, el miedo: y todos parecen concebidos por un lugar permanentemente aislado en la niebla, una niebla física y también metafórica que termina perfilando los linderos de esta novela y explicando la maldición de los diferentes, de aquellos a los que les han enseñado una manera de ser felices que no les sirve, y tienen que inventarse otra.

(Fuente: http://www.literaturas.com/v010/sec0812/libros_resenas/resena-04.html )

Bien queridos amigos, manos a la obra. Por dónde comenzar a hablar de este libro que tiene tantas aristas sin convertirme en un loro parlanchín y aburrido?. Trataré de poner cierto orden a mis pensamientos.

Reflexiones.


Por sobre todo me encantaron los pensamientos embebidos en los capítulos, las reflexiones filosóficas sobre la vida, las cosas, las mujeres…
Me encontré “cerrando el libro” para meditar en muchas oportunidades porque las palabras me calaban hondo en el alma. Quizá por las cosas que he vivido o porque vivo preguntándome sobre la existencia y sus misteriosos laberintos.

Selene


El personaje de Selene me pareció hermoso y hubiera dado todo por unas páginas más de su historia. Una mujer luchadora y entregada al servicio de los demás, con valores y convicciones inquebrantables que mantuvo en alto, aún cuando tenía la certeza de que negándolos podría salvarse de una muerte tan injusta como cruel.

Una mujer que quedó atada a los lazos de un amor que fue imposible, pero al que le fue fiel hasta el último respiro.

Una “santa” que fue juzgada injustamente y señalada por aquellos a los que había salvado en el pasado.

Un personaje exquisito.

Ainur

El personaje de Ainur, la historiadora de estos tiempos que se escapa del mundo para esconderse en el pueblo de sus ancestros en la búsqueda de la libertad, a través de la publicación de la verdad, me dejo un sabor a poco. Es un personaje que quedó muy opacado por la presencia de aquella “Bruja” y su historia.

Me encantó la relación que ella logra tener con el Farero. Quizá por eso me sentí decepcionada cuando el desaparece abruptamente y ella comienza a tener una relación íntima – aunque sombría – con el Señor Oscuro. Me hubiese gustado encontrar en el Señor Oscuro su lado “claro” a través de una relación mas amistosa, cómplice o paternal.

Pero también reconozco que uno en la vida suele relacionarse de maneras misteriosas con las personas, y en muchas oportunidades nos dejamos llevar por bajos instintos o hasta hacer cosas que van en contra de nuestros deseos o convicciones. Esas cosas de la vida que bien le podrían haber sucedido a este personaje un poco perdido en busca de luz.

El Pueblo y sus personajes

La idea de jugar con un pueblo castigado por el mar,que se pierde con la niebla me pareció fantástica. Podía sentir el aroma a sufrimiento y a culpa de sus calles mientras recorría las páginas.

Los personajes que le dan vida al pueblo son potencialmente ricos, tanto como para escribir un relato a parte para cada uno de ellos. No imagino como Eugenia podría haberle dado vida a ese rincón oculto del mundo sin el soporte de personajes tan especiales.

Qué difícil poder darle vida a todos en pocos párrafos cuando cada uno tiene particularidades tan pronunciadas, tanta carga emocional y experiencia acumulada.

Me encantó la idea del pueblo devorado por la niebla, sin rastros ni forma alguna de volver a él una vez que la historia y las cosas pendientes quedaron resueltas. Como si todo hubiese sido creado como un juego caprichoso del subconsciente.

Pulgares arriba para la construcción exquisita de este pueblo culposo, culpable y a la vez tan inocente.

Saltos. Cambios permanentes de tiempo y de narradores.


En un principio me costó el tipo de escritura con sus saltos en el tiempo y con los cambios de narradores. Pero al pasar las páginas encontré en esa forma una lectura más dinámica y plural en cuanto a puntos de vista y formas de haber vivido los hechos.

Auto-enunciado.

Personalmente no me gusto encontrarme con la autora hablando de sí misma en medio de la historia, debo decir que me trajo demasiado a tierra.

Quizá forma parte de esas cosas que no entiendo por falta de conocimiento. Pero a mi, como lectora, me provocó un shock que no tenia ganas de sentir.

Les comparto lo que ella dice al respecto en una entrevista:

Es una manera de no tomarse en serio. En una novela muy metaliteraria, en la que hay una reflexión sobre el oficio de escribir, en la que hay una novela dentro de una novela, es como una muñeca rusa. Que yo sea un personaje es una especie de cameo y me sirve, no para hablar de mí, sino del mundo literario y para hacerle un guiño o más bien una sátira. Aunque reconozco que es arriesgado, me gustaba esa ironía”.

Link:

http://libros2.ciberanika.com/desktopdefault.aspxpagina=~/paginas/entrevistas/entre337.ascx

Aquí les dejo algunos de mis pasajes favoritos… gracias por hacerme compañía. Hasta pronto.

Nunca debí volver. Uno vuelve porque espera encontrar algo, algo que cree que dejó olvidado y luego descubre que lo ha dejado en otra parte o que nunca supo dónde estaba. Uno no debe volver a los sitios donde fue feliz y mucho menos a los lugares donde ha sufrido tanto”.

Y algunas mujeres vuelven al campo para ocultarse, para ser como las otras o para que no se note si son distintas. Porque algunas mujeres siempre han querido ser como las demás y nunca lo han conseguido”.

(…) alcanzó el corral y salió de la casa procurando que el ruido que hacía se mezclase con el de los animales que a aquella hora empezaban a revolverse en sus sueños temiendo ya la mano que vendría a ordeñarlos, a quitarles el huevo, a robarles lentamente lo que tanto les costaba engendrar en su seno…”

Lo recordaba como el Paraíso. Uno no puede fiarse nunca de la memoria de su infancia”.

Siempre he sabido que hay cosas que no se pueden contar a nadie. Cosas secretas. Ocultas (…)

Y siempre he sabido que nadie debe saberlo, nadie debe oírlo, porque pueden pensar que estás loca o que quieres llamar la atención; sin embargo, a veces quisieras ayudarlos, explicarles cómo son las cosas, para que la vida no sea tan larga y tan difícil.

Y lo intentas y, en el mismo momento en que lo intentas, sabes que has vuelto a equivocarte”.

Llegar hasta aquí no es fácil. Para llegar aquí es necesario haber cogido siempre el camino equivocado. No una. Muchas veces. Confiar en las personas que te traicionarán. Amar a quien no te ama. No saber qué efecto hace el sonido de tu propio nombre cuando otro lo escucha. Estar maldita

He confiado en traidores y escuchado a enemigos. Sólo yo tengo la culpa de mis lágrimas. Y sólo yo voy a pagar por ellas. No creo que ni siquiera el calor de la hoguera pueda calentar la llanura helada de mi corazón. Sé que la luz de las llamas no podrá llenar la oscuridad de mi alma. Porque no sé si soy una bruja. Pero sé que estoy maldita”.

No me cabía ninguna duda de que, si alguna mujer hubiera tenido alguna vez poderes extraordinarios, hubiese sido extraordinariamente hermosa. Las brujas, si existían, no podían ser feas. Esto funcionaba también al revés. Las feas no podían ser brujas.

Yo soy fea. No sabéis lo que significa ser fea todos los días (…) . Bajo determinadas luces parecía otra persona. Mis escasos amigos lo sabían bien. Me transformaba o puede que yo me sintiera transformada. Eso bastaba para que el mundo fuera un lugar diferente”.

“—Yo lo aprendí de mi madre, y ella de la suya. De hija mayor a hija mayor. Y ahora tú eres mi hija y te lo enseño.

¿Y cómo lo aprendieron ellas?

Observando, probando, mirando con las manos y viendo con la intuición, que es el gran ojo del alma. Cada una de nosotras tiene la obligación de aprender algo nuevo y la obligación de enseñárselo a alguien. Si todas lo cumplimos, llegará un día en que seremos como dioses”.

Creemos que lo que compramos es para siempre, no nos damos cuenta de que siempre estamos de alquiler. De alquiler en nuestras casas y en nuestros cuerpo”.

(…) en un pueblo tan pequeño si no dices nada es porque no tienes nada que decir. Y si no tienes nada que decir, ninguna historia que contar, es como si ya estuvieras muerto”.

No puede comprar la pertenencia a una élite pero sí puede expulsarte de ella. El dinero no puede comprar el amor pero puede comprar un amante. El dinero no puede comprar amigos pero no tenerlo te conducirá irremediablemente a perderlos. Ojalá el dinero fuera en España más importante que el apellido. Porque uno puede ganar dinero pero no puede cambiar a sus padres. Y en este país, si quieres que tu vida sea diferente, tienes que empezar por el principio, por cambiar a tus padres, el lugar donde naciste, las montañas que te condenaron, el mar que te maldijo. Si pudieras cambiar todo eso entonces también podrías hacer que tu vida fuera distinta (…)”

Mi cuerpo es como un ojo por delante y por detrás. En cada poro, ampollas de placer. Se abren. Estallan. Siento partes de mi cuerpo que no sabía que existían. No sabía que yo era tan honda ni que estaba tan vacía. Mi cántaro estaba ansioso de tu agua. Una y otra vez. Una y otra vez. Los ojos cerrados. Mi vacío es inmenso pero tú también”.

Yo soy lo que he hecho con los trozos que quedaban de mí. Los he pegado y he construido a un hombre distinto con lo que todavía podía servir para algo”.

Y la locura fermenta en el silencio como los hongos en la oscuridad. El silencio sólo tiene un enemigo. El viento al que todos temen. Este pueblo conoce el viento. Cuando el viento sopla, arrastra algo en la cabeza de la gente. Y el silencio no vuelve a ser como antes. En el silencio y en el viento la locura fermenta suave y rápida como las flores en los estercoleros”.

Si leo el periódico del día, me siento manipulado, leo y siento lo que otros quieren que lea y sienta. Cuando leo de una vez los periódicos de los últimos tres meses y los recorto, veo las noticias que se lanzaron como globos sonda a la opinión pública, las expectativas que se crearon y las que se cumplieron, los sondeos electorales que acertaron y los que cambiaron la intención de voto. En lugar de ver el árbol veo el bosque de las mentiras sobre el que a trompicones comienza a construirse la Historia”

(…)Hablando y perdiéndome en mi voz porque, cuando dos hablan en un coche, es como si uno hablara solo, como si le hablara a la lluvia o a la carretera y los pensamientos fueran esas sombras oscuras que uno ve en las cunetas y que, como mucho, son flores a los muertos”.

La tele es la gran cotilla de este mundo sin cotillas. Para cotillear hay que conocer y en las ciudades todos nos desconocemos. La gente no tiene tiempo para conocer a su vecino así que le fabrican un vecino de papel, un personaje tan famoso que uno tiene la sensación de que lo conoce, alguien al que uno ve más a menudo que a su vecino, del que sabe cosas que a su vecino no se atrevería a preguntarle, como con quién pasó el último fin de semana, cuál es su plato favorito, qué anillo le regaló su novio, qué color le gusta más o qué perro le mordió de pequeño. El famoso es un vecino virtual. (…) tiempo. El vecino es un fantasma porque no está hecho de papel satinado, ni de plasma, ni de trescientas sesenta y cinco líneas, los materiales de los que se nutre el corazón del dios insaciable de nuestros días. Por eso lloras por Lady Di y no lloras por tu vecino. No es que no tengas sentimientos, es que no tienes imaginación”

Como aún no se había inventado la ropa del poder, vestirse para triunfar significaba llevar la versión femenina del traje masculino, pues esto es lo que se esperaba de nosotras: que fuésemos versiones femeninas del hombre”.

En una relación de pareja siempre son tres.

Si no llega el amante, llega el hijo. Dos es un número que no está destinado a durar”.

El año en que sobrevivió a la peste había conocido por primera vez la tristeza de estar viva. Una especie de remordimiento cruel por ser capaz de sobrevivir a pesar de todo. Entonces comenzó a sospechar que sobrevivir te convierte en un monstruo”.

Tú no ves a las personas, crees que forman parte de la conjura general del mundo contra ti. Un mundo de enemigos sin rostro, los que conoces y los que todavía no conoces pero esperas reconocer. Ciegos ejecutores de tu cansancio de vivir, de tu pereza, de tu falta de suerte, cómplices de la vida y de la mala suerte, esbirros del aburrimiento y la falta de sentido. Crees que eres siempre la víctima, no ves que tú has tirado la piedra y lo que te pasa son las ondas que la piedra deja al caer sobre la superficie aparentemente lisa de la vida. La vida es como el agua, siempre hay algo debajo: un cadáver o una perla creciendo en su concha y más abajo hay otra cosa diferente: un monstruo o una sirena. Tiras la piedra y tocas algo que te estaba esperando. No te equivoques, tú no eres la víctima, tú has tirado la piedra”.

Dos células invisibles, después cuatro; a las pocas horas, ocho. Comienzan a latir. Comienzan a vivir.

Lo primero que oímos es ese gran corazón.

Somos tan pequeños y él tan grande…

Y nace Dios. Dios es lo que siente el corazón pequeño cuando palpita el grande”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s