La suerte de la prostituta – Verónica Mroczek

images (1)

La suerte de prostituta

Presa de su eterno estado de ansiedad salió a buscar su cuota de adrenalina.

Por una única vez la noche sería su acantilado, su salto libre al gran vacío de la vida.

Unos tacos brillantes adornaban sus piernas largas cubiertas por una transparencia negra que terminaba en una fina puntilla sobre sus rodillas.

Un trozo de tela jugaba a ser pollera mientras un top, desgarrado un poco más arriba de la cintura, indicaba a los depredadores el camino hacia su presa.

Cabellos recogidos y unos labios rojos mojados por la saliba de una lengua atrevida terminaban de enmarcar a aquella dama devenida en prostituta por una noche.

Con paso sigiloso peinó la avenida.

Descartó algunos clientes mientras sentía cómo ese shock hormonal la ponía en aviso del peligro inminente, hasta que unos minutos más tarde se abrió la puerta de aquel auto.

Un escalofrío le recorrió la piel mientras se acomodaba en el asiento del acompañante y los colmillos se alargaban dentro de su boca sedienta de algo nuevo.

Al llegar al departamento el terror se apoderó de su cuerpo y un impulso descontrolado de salir corriendo llevó su adrenalina a niveles que jamás había sentido, pero el magnetismo que generaba aquella presencia era mucho más fuerte que sus ganas de marcharse.

Las ropas cayeron lentamente, hubo abrazos, hubo caricias… hubo besos.

Hubo sexo, pasión, vehemencia… hubo amor.

En la cama, desnuda y sudorosa pudo sentirlo.

Estaba perdida, naufragando dentro de la mirada de aquel desconocido que le confesaba que jamás había hecho una cosa como esa y que sumergido en una dolorosa vergüenza agarraba sus cosas presuroso y corría hacia la entrada.

Ni siquiera quiso decirle quién era y cerró la puerta mientras se burlaba con una sonrisa descreída al escucharla entre lágrimas suplicantes explicarle que aquella también había sido su primera vez.

Paralizada por la fuerza de aquel sentimiento se quedó mirándolo marcharse mientras la corriente de aire frío que se colaba por la ventana le erizaba la piel desnuda.

Nunca más volvió a saltar, volar, correr, a probar algo nuevo.

Aquella noche un extraño se había llevado su vida.

Veronica Mroczek

cc-by-nc-nd

Anuncios

7 comentarios en “La suerte de la prostituta – Verónica Mroczek

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s