Madre agua

sea

 

 

 

 

 

Madre agua

Las luces se suceden así,
como se sucede la vida,
en ese inevitable ritmo que uno no puede,
o no sabe detener.

Las lineas de la carretera van marcando el rumbo
de una existencia que anduvo tan firme como a los tumbos
y que al final del camino aceptó sumisa
lo que el destino le había escrito,
porque no pudo revelarse,
porque no quiso, o tal vez no supo.

La música, que atraviesa campos como almas
mientras da vida a recuerdos dormidos, trae voces y caras.
Y al despertar al pecho frio renueva sueños y esperanzas
mientras el sol asoma por detrás del sembradío.

Que será de estos paisanos
que a estas horas levantados
despuntan el día
entre escarcha y mate amargo
ciegos pero sabios
sin opción pero con brío?.

Llegando al mar
el olor a sal y algas despierta mis sentidos.
Y ese aroma a paz revela en su contraste
las tempestades internas que hasta ayer
golpeaban a este cuerpo abatido.

Las siento frías recorriendo las mejillas.
Es desgarrador su grito enmudecido.
Son gotas de lágrimas mansas
que por los surcos de mi piel añeja
van corriendo a fundirse con su madre agua
en un mar de sal embravecido.

 

Veronica Mroczek

(La imagen que acompaña pertenece a internet)cc-by-nc-nd
Anuncios

2 comentarios en “Madre agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s